1. El diseño de jardines verticales

Lo primero que debes hacer para crear tu propio jardín vertical es pensar en el diseño que va a tener. ¿Quieres un jardín monocromático en tonos verdes o prefieres que tenga diferentes colores? ¿Quieres plantas que no sobresalgan mucho o prefieres más un trozo de selva en casa?
Dependiendo de estos factores deberás pensar qué plantas vas a utilizar y cómo distribuirlas en tu jardín vertical. Para ello deberás considerar factores como si el jardín va a recibir sol directo o va a estar a la sombra, si va a ser interior o exterior, o las temperaturas a las que va a estar expuesto.

2. Sustrato y herramientas

Actualmente existen muchas opciones para la construcción de jardines verticales, siempre que hablemos de pequeños jardines verticales domésticos. Antes de comenzar la ejecución de tu jardín vertical consigue información sobre las diferentes opciones de sustrato que existen (hidropónico, con tierra, mixto…), de sus ventajas y sus inconvenientes y escoge el que mejor se adapte a tus necesidades.

CONSEJO: Para esta tarea puedes usar un palé de madera y, con la ayuda de un taladro, realizaremos unos agujeros en los travesaños del palé para poder pasar los tubos de nuestro riego por goteo.

 

3. Riego de un jardín vertical

Tras haber instalado el soporte y el sustrato en el lugar donde vas a emplazar el jardín vertical, el siguiente paso es la instalación del sistema de riego. Dependiendo del tipo de sustrato que has escogido para tu proyecto necesitarás un sistema más complejo o más simple. Si, por ejemplo, has elegido un sistema modular con tierra, únicamente necesitarás un sistema de riego por goteo.

Si tienes alguna duda en este aspecto la mejor opción es recurrir a un profesional de tu zona, ahorrarás tiempo y dinero.

4. Por último, las plantas

Una vez tu pequeño jardín vertical está montado, tiene el riego en funcionamiento y has comprobado que todo funciona correctamente es el momento de incorporar las plantas. Sigue el diseño que has realizado y coloca cada planta en el mejor lugar para ella. Asegúrate de que todas reciben los niveles de luz y humedad adecuados, puesto que el exceso o el defecto de alguno de ellos podría convertir tu jardín vertical en un muro seco.

 

Ferretotal Fácil.