Te brindamos algunos elementos claves que debes considerar antes de rediseñar tu baño:
Necesidades: Hay que considerar por ejemplo elementos de seguridad como la incorporación de un grifo termostático que permite un control exacto de la temperatura del agua o la elección de una cerámica antideslizante para la ducha.

Espacio: Una vez delimitado el espacio destinado al baño, hay que decidir el tipo de sanitario que mejor va a adecuarse a nuestras necesidades, por ejemplo si se incluirá un bidet, una bañera o ducha, o quizás los dos.

Diseño y decoración: Esta va atada a la personalidad de cada usuario. Actualmente existe en el mercado una amplia gamas y diseños que se adaptan a todos los gustos y bolsillos.

Iluminación: Es aconsejable disponer al menos de dos puntos de luz, uno más general y de ambiente y otro más focalizado, que permita a la persona una buena visión cuando se afeita o se maquilla.