– Para hacer el fuego utiliza un buen carbón. La proporción es de 1 kg de carbón por cada kg de carne.
– Para encender el fuego lo mejor es poner el carbón sobre la parrilla y debajo, encender unas hojas de papel de periódico.

– Debes tener en cuenta el orden de cocción de la carne. Lo primero que se pone en la parrilla son las vísceras, después el pollo y al final la carne de vacuno.

– Las carnes de cocción rápida se salan en el momento de darles vuelta.

– Los cortes más gruesos ponlos en el lado más caliente de la parrilla y échale sal sólo en el lado que va al fuego. Luego de unos minutos trasládalo a un lugar menos caliente. Repite el proceso cuando la voltees.

– Es importante no voltear la carne más de una vez.

– Una buena parrillada necesita tiempo para estar listo, no trates de apresurarlo agregándole más calor.

– Deja reposar la carne en un lugar tibio, por al menos 10 minutos antes de cortar.

– Los chorizos, chistorras o morcillas quedan mejor asados si los ubicas en las orillas de la parrilla.

– Si piensas acompañar con una guarnición de verduras asadas, déjalas un largo rato en las zonas de la parrilla donde el calor sea menos intenso.
– A la hora de servir, hazlo en porciones pequeñas para que tus invitados coman caliente.

 

Ferretotal Fácil.