Si no has ido nunca de camping es fácil que se te olvide algo imprescindible. Presta atención estos consejos, te vendrán muy bien:

  1. ¿Qué debes llevar?

Ya tienes la tienda y los sacos. Recierda que los utensilios para cocinar y comer son indispensables:

Tampoco puedes olvidar un botiquín de primeros auxilios, algún repelente de mosquitos, linternas y, por supuesto, los productos de aseo.

  1. ¿Dónde acampar?

Lo más sencillo, si no estás acostumbrado a acampar, es buscar algún camping cerca del sitio que quieres visitar. Estos lugares están muy preparados, con todos los servicios básicos que puedas necesitar y sus precios suelen ser asequibles. Si estás pensando en acampar al aire libre, debes asegurarte de que está permitido en el lugar que has elegido. Para ello, haz las averiguaciones pertinentes y, en caso de ser necesario, solicita la autorización correspondiente.

  1. La clave es estar cómodo

Es divertido ir de camping y pasarte unos cuantos días en una tienda durmiendo en un saco de dormir. Pero debes tener en cuenta que, si no vas bien preparado, el cuerpo comenzará a quejarse pronto. Por eso, si vas a ir muchos días de camping , lo mejor es que lleves almohadas y colchones inflables. No ocupan mucho lugar y son infinitamente más cómodos que los sacos para dormir. Con ellos descansarás sin problemas.

Llevar unas sillas y una mesa plegable en las que puedas sentarte a descansar y a comer, también es importante.