La elección de la pintura depende en gran parte del efecto que desees crear en una habitación. Tus gustos también te pueden llevar a decidirte por tonalidades frías o cálidas. Pero, para ayudarte a decidir la tonalidad de la pintura, te contamos qué es lo que nos aportan las tonalidades cálidas, color por color.

Los tonos cálidos van desde el rojo al amarillo, pasando por el crema. Estos son estimulantes, vitales y alegres. Dan sensación de calor, potencian la luz y acercan visualmente las paredes acortando en muchos casos los espacios.

Si quieres emplear colores fuertes como rojo o naranja  o el marrón chocolate tienes que conseguir un equilibrio en el espacio, para que esta no resulte demasiado impactante. En este caso los complementos textiles como tapicerías, cortinas, alfombras, cojines, muebles etc deben ser de colores claros.

Si quieres aprender que es lo que debes hacer antes de pintar, te recomendamos ver este ferretip 

Ferretotal Fácil.