El espacio destinado para lavar la ropa suele ser un rincón de la casa al que no le prestamos mucha atención, convirtiéndose también en el cuarto de almacenaje.

Si cuentas con un espacio pequeño, por minúsculo que sea, resultará ideal para implementar algunos elementos decorativos, acorde con tu personalidad, de esta forma conseguirás convertir este espacio aburrido en un área bonita y acorde con el resto de tu hogar.

Una solución puede ser utilizar papel tapiz en tonos pasteles, para crear un ambiente agradable y acogedor, pero si quieres hacer algo radical y fuera de lo común pinta las paredes con colores fuertes y dale vitalidad a ese espacio. La idea es pasar del blanco neutro a tonalidades más alegres.

Además de tener en esta área todos enseres destinados al cuidado y lavado de tu ropa, lavadora secadora, mesa de planchar y plancha, cesas de ropa, entre otros; es una excelente idea que además integres los utensilios para la limpieza de tu hogar, tanto implementos como productos, teniendo en cuenta que siempre debes mantener todo ordenado y separado, ya que en michos casos la ropa es delicada y puede dañarse al contacto con productos químicos o detergentes fuertes.

Puedes implementar cestas de mimbre, madera, plástico o tela, asi como cajas organizadoras, contenedores, organizadores armables o de rejilla, gaveteros y gabinetes, que se adapten al espacio de tu lavandero de acuerdo con lo que estimes guardar.

Y recuerda que los espacios recogidos y ordenados siempre son mucho más armoniosos.